Archive for 25 marzo 2009

h1

En Estados Unidos diariamente tiran a la basura comida en buen estado

Miércoles, 25 marzo, 2009

En California servicios de Banquetes, hoteles y restaurantes tiran cada año 1.5 millones de toneladas de alimento en buen estado. Un verdadero crimen y una desconsideración desalmada, tomando en cuenta las condiciones de hambre en muchísimas partes del mundo, sobre todo en Africa.

Sin embargo y aunque no lo creas, también aquí en los Estados Unidos hay gente que tiene hambre. No todo es como lo pintan las películas o como este país hace creer al resto del mundo.

En verdad aquí hay gente que tiene hambre; no del tipo de hambre como en ciertas regiones o poblados del resto del mundo, pero de una u otra forma, es hambre al fin y al cabo.

Esta información la puedes verificar con el Integrated Waste Management Board del Estado de California.

Pero, ¿por qué tanta comida termina en la basura?

La respuesta está en la logística de estas organizaciones, es decir, en la manera en la cual llevan a cabo la organización de estos servicios.

Te lo pongo de otra manera: le resulta demasiado complicado a los restauranteros, a los banqueteros y a los hoteleros, el hacer arreglos para que la comida que les sobra, sea entregada a los refugios para desamparados.

Inmoral, ¿verdad?

Y no les importa. Al fin y al cabo que ellos tienen los bolsillos llenos de dinero y ellos y sus familias tienen asegurada la comida diariamente.

Y lo mismo pasa con los supermercados.

Fruta, verdura, carne, etcétera, es prácticamente tirada a la basura, simple y sencillamente porque “Ya no tiene buen aspecto” o porque “ya comienza a verse mal y puede ya no ser atrayente a la clientela”. Pero es comida en buen estado, tanto nutricional, como en caducidad, sabor, color, olor, etcétera.

Aquí en Los Angeles, hay legisladores que han intentado (y siguen intentado) estructurar leyes que obliguen a quienes tiran y desperdician comida en buen estado, a darle un fin adecuado. Sin embargo, ¿me creerás que tienen el cinismo de objetar tales propuestas porque “resultaría muy problemático”?

Yo en lo personal puedo asegurarte que por lo menos en dos empleos que tuve en el pasado, pude ser testigo de la manera criminal con la que se desperdicia la comida.

Una fue en una fiesta que tradicionalmente se realiza en el “Governor’s Ball” al final de la entrega del Oscar.

En esa ocasión y una vez que ya la mayoría de los invitados comieron y bebieron a placer, se giraron las órdenes de tirar charolas enteras de pollos rostizados a la basura. Hablo de cerca de 80 o 90 pollos enteros, no piezas de pollo, … ¡pollos enteros!

Lo mismo en la división de banquetes de un restaurant en el lado Oeste de la ciudad de Los Angeles, para el cual trabajé por espacio de un año.

Tras regresar de dar servicio a casa de ricos o eventos de gente acomodada, la comida era tirada a la basura en los botes de basura del restaurant.

Y no te miento. Charolas enteras con enchiladas, frijoles refritos, arroz, tamales, ‘burritos’, guisados de pollo, carne de res, pescado o cerdo, todavía con humo del calor con las que fueron cocinadas (los contenedores para mantener calientes los alimentos son en verdad muy buenos), … todo iba directito a la basura.

Y eso en verdad te hace sentir mal, mal porque no es justo que quienes tienen y reciben bendiciones en sus negocios y en la vida en general, no tengan el corazón y la voluntad de hacer un esfuerzo extra y compartir lo mucho que han recibido, con los que menos tienen y a mi parecer, una de las grandes injusticias de esta vida, es el que habiendo tantos medios, tantos avances y tantas posibilidades de que el alimento producido mundialmente, no deje con hambre ahora si que “a medio mundo”, pues resulte lo contrario y haya tanta desnutrición y hambre en muchísimas partes del planeta.

Pero hay un Dios y tarde o temprano, va a hacer justicia.

Anuncios
h1

Reos utilizan su ingenio para seguir operando desde la cárcel

Sábado, 21 marzo, 2009

Desde palomas mensajeras hasta chips de teléfonos celulares, son utilizados para seguir cometiendo fechorías.

Aunque no me hace nada feliz el reconocer que este tipo de inteligencia haya sido utilizada para aspectos negativos, tengo que reconocer que es admirable el ingenio de ciertos reclusos para poder seguir saliéndose con la suya.

Y es que hubo un caso reciente en donde las autoridades de un penal, detectaron que desde dentro de la misma cárcel, se hacían llamadas ya sea para controlar los negocios de la distribución de droga, para seguir operando bandas de secuestradores o para de plano hacer extorsiones a familiares de supuestas víctimas.

“¿Pero cómo es que lo hacen si ya hemos revisado hasta el cansancio a quienes los visitan en el penal y hemos escudriñado cuidadosamente las celdas donde están reclusos?”, dijeron en su momento las autoridades.

Pues les bastó simplemente mirar hacia donde no habían mirado:

al cielo.

Y es que estos condenados habían entrenado palomas mensajeras para que les entregaran en el mismo patio de la cárcel, teléfonos celulares, drogas y chips para sus celulares, que las aves llevaban amarradas al cuerpo.

Definitivamente fue una estrategia impresionantemente ingeniosa que para la mala fortuna de estos tipos, duró únicamente poco tiempo.

Ahora queda el turno a los encargados de vigilar reos, de comenzar a correr la voz por todas las cárceles del mundo, para que pongan extrema vigilancia ahora hacia el cielo, ya que de ahí es donde les llega la información y el material necesario para seguir delinquiendo. Algo así como lo que se ha hecho con los aeropuertos del mundo, donde recientemente las autoridades aduanales en España pudieron decomisar dos contrabandos de cocaína, que en un caso, fue disfrazada de yeso para formar la férula para de la pierna de un hombre aparentemente lisiado, y en el otro caso, la habían utilizado para la elaboración de una vajilla.

Que lástima que tanto derroche de ingenio no sea canalizado para aspectos tan necesariamente positivos que hacen falta hoy en día.

h1

En los Estados Unidos vaya si hay gente estúpida

Viernes, 6 marzo, 2009

Ciertos habitantes en los Estados Unidos hacen cada estupidez …

… que me resulta difícil creer que son seres semejantes a nosotros.

En los dos casos que te voy a comentar, la falta de neuronas es evidente y hasta asombrosa, ya que en el caso de Latreasa Leshae Goodman, de 27 años, demostró que en su cabeza le resulta muy difícil diferenciar entre una emergencia y una queja.

Resulta que la mujer llegó a un restaurante McDonald’s en Fort Pierce, Florida, y pidió unos Chicken McNuggets. Le cobraron un poco más de 3 dólares por ellos, pagó y esperó a que le dieran su cajita con los deliciosos pedacitos de pollo.

Sin embargo, tuvieron que notificarle que lamentablemente se les habían acabado los McNuggets, a lo que ella respondió que mejor le devolvieran su dinero y en una acción muy extraña por parte de los empleados y la gerente del local, le dijeron que no se lo podían devolver.

Esto enfureció a la mujer y estúpidamente tomó su celular y llamó al número 911, que en Estados Unidos es el número telefónico para llamar a las autoridades en caso de emergencias.

“Esto es una emergencia, … si hubiese sabido que no tenían McNuggets, no les hubiera dado mi dinero y ahora ella me quiere dar una McDouble pero yo no quiero una … ¡esto es una emergencia!”.

Y es una lástima que gentes taradas como esta tipa, ocupen tiempo y recursos invaluables en el caso de LAS VERDADERAS EMERGENCIAS ya que si a ella la estuviese amenazando alguien, o su vida o la de otros estuviese en peligro, si tendría el derecho de llamarles porque para eso es, pero la mujer tristemente no tiene la capacidad de diferenciar entre las dos situaciones.

Ahora va a tener que explicar a un Juez en su próxima cita en la Corte los motivos por los cuales llamó a ese número y este a su vez le explicará donde estuvo mal y cuanto tendrá que pagar de multa.

Pero si esta demostración de taradez no fuese suficiente, también nos encontramos con el caso de Acea Schomaker, un bruto de 20 años que vive en Lincoln, Nebraska. Y no me atrevo a llamarle animal, porque estos por lo menos demuestran tener cerebro.

Pues a esta bestia se le ocurrió meter a una gatita que se llama “Shadow” y que cuenta con tan solo 6 meses, dentro de un bote para gasolina hecho en casa.

Como el animal araña y muerde, él “pensó” que la mejor forma de corregirla, era metiéndola en el bote y por conducto de la manguera, soplarle humo que se exhala después de fumar marihuana.

¡Y este baboso no sabía que lo que hizo hasta en tres ocasiones anteriores, estaba del todo mal!

Lo bueno fue que los mismos policías que fueron a su casa el pasado domingo para atender una disputa doméstica, lo vieron soplar humo de marihuana a través de un pedazo de manguera para jardín, que estaba unido a una caja de vidrio con cinta de aislar. El imbécil este había colocado a la gatita dentro del aparato este y dicen que la mascota se encontraba totalmente mareada.

“Cuando la llevamos a la Sociedad Humanitaria envuelta en una sábana blanca, la gatita no se movió en todo el trayecto”, dicen las autoridades.

El animal se está recuperando satisfactoriamente, pero que vergüenza que a pesar de haber nacido con neuronas en sus cerebros, estas dos personas no tengan la mínima capacidad para utilizarlas adecuadamente.

Ahora entiendes el por qué este Blog está dedicado a resaltar la estupidez y/o inteligencia humana.

h1

Comer pepita de calabaza en México, puede causarnos cáncer

Jueves, 5 marzo, 2009

Se acaba de encontrar que la pepita de calabaza se contamina con un potente cancerígeno producido por la naturaleza y es que como Mexicanos, nos es bastante tradicional y común comer pepitas de calabaza.

Si vamos a una fiesta o visitamos a unos parientes o amigos, es usual que nos reciban “con una botanita” y lo más lógico, es que esta contenga “pepitas” (semillas de calabaza).

Lo mismo resulta cuando vamos en la calle o entramos a un mercado, al metro o al cine. La inevitable presencia del puesto ambulante con chicles, cacahuates (maní) y pepitas, ocasiona el antojo y la necesaria pregunta de, “¿cuánto cuestan las pepitas?”.

Pues recientemente una investigadora de la Facultad de Estudios Superiores en la Universidad Nacional Autónoma de México, Andrea Trejo Márquez, ganadora del Premio Nacional en Ciencia y Tecnología en Alimentos en el 2006, encontró que la pepita de calabaza se contamina con aflatoxinas, que es el cancerígeno más potente que produce la naturaleza.

Pero, ¿cómo se contamina esta maravilla que acostumbramos devorar frente al televisor o a la hora de ir al cine?

Muy sencillo, la pepita de calabaza se contamina cuando se almacena, ya que queda expuesta a humedad, insectos y hasta excremento de rata, que entre otras puerquezas mas, producen un hongo llamado Aspergillus flavus.

Es importante aclarar que cuando se saca la semilla de calabaza, esta es inofensiva, pero nuestras Mexicanas costumbres, hacen que una vez substraída, la pongamos a secar al sol. Es aquí donde comienza el relajo, ya que es exactamente en esta etapa cuando se desarrolla el infelíz hongo y comienza a producir aflatoxinas.

Afortunadamente este parásito se muere cuando es sometido a procesos de mucho calor, como cuando se fríe o se dora la pepita, pero lo malo es que los compuestos cancerígenos todavía se quedan en ella y los condenados no se destruyen mediante calor, acción enzimática, ni por tratamientos alcalinos. Por eso es importantísimo que exista regulación a la hora de producir pepitas de calabaza, se enseñe a los artesanos la forma correcta de almacenar y manejarla o de plano, mejor evitar consumirla para quitarnos de broncas.

Te recuerdo que la pepita de calabaza se encuentra o forma parte del mole verde, del pipián (otro tipo de mole), palanquetas (dulce), jamoncillo, el dulce con oblea o simplemente salada o frita.

Así que cuando vayas a restaurantes, mercados, centros comerciales, ferias o te encuentres frente a un puesto ambulante que venda pepitas, piénsalo bien, ya que de manera microscópica, pudieras estar introduciendo agentes cancerígenos a tu propio organismo.

* nota aclaratoria: lo que acabas de leer fue tomado de una nota en Reforma.com. El reportaje le fue realizado a la ganadora del Premio Nacional en Ciencia y Tecnología en Alimentos en el 2006, Andrea Trejo Márquez, por lo que si tienes preguntas o necesitas aclaraciones, tendrás que dirigirte a Reforma.com o con Andrea Trejo Márquez. Gracias.

h1

En el Palacio de Versalles la gente se abanicaba porque olía mal

Martes, 3 marzo, 2009

La heces y orina humana, eran aventadas por las ventanas del Palacio de Versalles ya que la mansión no tenía baños.

Fachada del Palacio de Versalles

Esta información fue comentada en el programa de radio “La Mujer Actual” el pasado viernes 27 de Febrero, que es conducido por Janet Arceo, locutora de Radio Fórmula en la Ciudad de México.

En él se mencionaron datos bastante interesantes como el que en la Edad Media no existían cepillos de dientes, ni perfumes, desodorantes, ni mucho menos papel higiénico.

Para bañarse, las personas lo hacían en una bañera enorme llena de agua caliente. El padre de la familia era el primero en tomar el baño; luego los otros hombres de la casa por orden de edad y después las mujeres, también por orden de edad. Al final se bañaba a los niños y por último a los bebés. Como te podrás imaginar, un bebe se podría perder, ahogar y hasta enfermar, dentro de ese caldo espeso de porquería e inmundicia.

Otra cosa que se comentó, fue que la mayoría de las bodas se celebraban en el mes de Junio, debido a que el primer baño del año era tomado en Mayo. Entonces, para el inicio del Verano, el olor de las personas todavía era tolerable, pero aún así, ciertos olores ya comenzaban a ser molestos y fue por eso que las novias comenzaron a llevar al lado de su cuerpo y dentro de los carruajes, ramos de flores con el propósito de disfrazar el mal olor. Es por eso que Mayo, nace como el mes de las novias y nace además, la tradición de llevar un ramo de flores en el día de su boda.

Este asunto de la mala higiene Francesa que imperaba en ese entonces, da a conocer otros detallitos interesantes de lo que acostumbraban a hacer dentro del Palacio de Versalles.

Por ejemplo, en los días de fiesta, la cocina del Palacio podía preparar comida para 1,500 personas, pero ya te imaginarás las condiciones de salubridad con las que lo hacían.

Palacio de Versalles

También hemos visto en las películas que la gente se abanica, pero no creas que era por el calor, sino por el mal olor que exhalaban las mujeres por debajo de los vestidos, que eran diseñados a propósito, en forma holgada y ampona para contener los olores de las partes íntimas.

¡Todo porque no se bañaban!

La razón se debía a que había poca agua corriente y las habitaciones eran frías, así que el mal olor era disipado por el abanico.

Pero solo los Nobles tenían lacayos que hacían esa labor, en la que además de disipar el aire, también espantaban insectos que se acumulaban alrededor de las personas.

¿Qué tal?

Jardines del Palacio de Versalles

Quien ha estado en Versalles, se habrá maravillado con sus jardines hermosos y enormes, que en la época eran más usados, que contemplados, ya que se utilizaban como excusados en las fiestas organizadas por la realeza, debido a que, como acabo de mencionar, no tenían baños y al reunir cerca de 1,500 personas en sus instalaciones, pues ya te podrás imaginar, … ¡en lugar de irse a dar una vuelta por los jardines a maravillarse y a caminar plácidamente, pues lo hacían para hacer sus necesidades!

Ahora, la gente más rica, la de más dinero, utilizaba platos de estaño para comer, pero sucedía que ciertos alimentos oxidaban el material y ocasionaban que mucha gente muriese envenenada.

Los tomates que por naturaleza eran ácidos y provocaban este efecto, fueron considerados tóxicos durante mucho tiempo y sucedía lo mismo con los vasos para beber, donde al contacto con el whiskey o la cerveza, hacían que la gente entrara en un estado narco-lépsico producido tanto por la bebida, como por el estaño.

Alguien que pasase por la calle y se encontrase a una persona en ese estado, podía pensar que estaba muerto y entonces se preparaban para el entierro. El cuerpo era colocado sobre la mesa de la cocina durante algunos días y ahí estaba junto con la familia, mientras ellos comían y bebían esperando a ver si estaba dormido o muerto. De esta acción, surge la costumbre de velar a los muertos, es decir, la razón de velarlo, era porque a lo mejor no estaba muerto, sino intoxicado o envenenado.

Los lugares para enterrar a los muertos eran muy reducidos y a menudo no había suficiente espacio para enterrar a todos, por lo que los ataúdes que ya estaban en el cementerio eran abiertos, les retiraban los huesos y así se hacía espacio para meter otro cadáver, pero a veces, al abrir un ataúd, se daban cuenta que el enterrado había arañado la caja y la tierra, simple y sencillamente ¡porque había sido enterrado vivo!, entonces lo que se hizo, fue que al cerrar el ataúd, amarraban a la muñeca del difunto un hilo, que pasaba por un agujero del ataúd y que se encontraba atado a una campanita en la superficie de la tierra.

Cementerio antiguo

Si el individuo estaba vivo, sólo tenía que tirar del hilo y hacer sonar la campanita. De ahí viene la frase, “Te salvó la campana”.

Bueno, esto último se me hace una verdadera “jalada”, porque no me imagino a una persona despertando de un estado así, rodeado de completa obscuridad y un silencio ahora sí que sepulcral, jalando una campanita para ver si alguien lo desentierra.

Por otro lado, ¡nadie va a estar 24 horas encima de una tumba esperando a ver si suena la dichosa campanita! y aunque sonara, no es fácil desenterrar a alguien que por lo menos se encuentra a metro y medio bajo tierra, yendo contra reloj.

Pero bueno, todo esto viene de una Francia que desde entonces inventa los perfumes, y no como una coquetería, sino para evitar los olores apestosos.

¿Cómo ves?