h1

Un borracho famoso en YouTube, irónicamente muere atropellado por una borracha

Jueves, 25 septiembre, 2008

Saltó a la fama cuando en YouTube apareció un video donde totalmente borracho, respondía a las preguntas que un reportero de televisión le hacía un poco después de su detención. Fueron famosas las frases “Soy el hijo del papá” y “¡Apúntele bien!, … me amarraron como puerco“, cuando mostraba ante las cámaras, las huellas que las autoridades le dejaron por haberlo atado con una cuerda en las muñecas y en los tobillos. Su fama propició que el video fuese visto por más de 6 millones de personas.

Guillermo López Langarica se ganó el apodo de “La CANACA” porque alegaba ante las cámaras que era hijo del presidente de la “CANACA“, una organización inexistente que supuestamente reúne a las principales Centrales de Abastos de México, y que pensando que bajo su aparente influencia, se iba a poder liberar de su detención.

Sin embargo, este hombre acaba de morir atropellado por una mujer que manejaba ebria.

Irónicamente, el alcohol que lo hizo famoso, ahora lo mató ya que en el video, claramente el reportero le comenta que puede atropellar a alguien por estar conduciendo en ese estado.

La mujer que responde al nombre de Silvia Teresa Borbón, lo arrolló la madrugada del pasado lunes 22 de Septiembre, al invadir la acera del llamado Anillo Periférico Norte, donde “Don Memo“, como también era conocido, caminaba tranquilamente con sus audíonos puestos.

Don Memo” padecía de alcoholismo, su esposa y sus dos hijos lo habían abandonado y hasta estuvo en dos ocasiones en prisión. El pretendía retomar su vida y volverse a casar.

Pero como te digo, esas ironías que tiene la vida, volvieron a pegar fuerte una vez más.

Pienso que no impotando si alguien es famoso, borracho, desconocido o abstemio, se trata de un ser humano y morir por una imprudencia como la de esta mujer, es aberrante, doloroso y criminal.

Sin embago, esto no quita el que nos enteremos de ésa ironía de la vida.

Que descanse en paz “La CANACA” y que Silvia Teresa Borbón reciba su escarmiento.

Pienso que quizá no sea tanto pecado tomar, máxime si se padece de esta enfermedad, pero TOMAR, AGARRAR UN VOLANTE, PONERSE A MANEJAR Y TODAVÍA IR A UNA VELOCIDAD CONSIDERABLE, sencillamente no tiene nombre.

¡Que tristeza caray!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: