h1

Pierde la residencia de los EEUU por no pagar sus multas

Lunes, 31 marzo, 2008

El pasado sábado 29 de Marzo en el programa de la cadena Univisión, “Primer Impacto”, dieron la noticia de un residente legal aquí en los Estados Unidos, que tras haber llegado al país, pudo levantarse de llevar una vida promedio, logrando poner su negocio y llevando una vida holgada y sin tanta preocupación. Quizá fue tan relajada su vida, que comenzó a sentir que podía mostrar desinterés por ciertas obligaciones y compromisos que debía cumplir.

Especialmente los que se tiene que cumplir con la ley.

Resulta que el individuo, sintiéndose protegido porque pagaba sus impuestos, tenía su residencia legal, tenía su negocio, su casa, su buen automóvil, comenzó a tener una vida de la que yo le llamo ‘prepotente’, ya que si cometía infracciones de tránsito y lo multaban, esta persona simplemente ignoraba el pagar esa multa.

Dejaba su automóvil estacionado donde le daba la gana, le colocaban otra multa en el parabrisas y tampoco la pagaba.

Y así se la llevó; manteniendo una vida de rebeldía y de indisciplina.

Pues llegó el día en el que las autoridades se comunicaron con él, simplemente para decirle que debido a su comportamiento tan inadecuado tanto en las vías públicas, como en sus obligaciones con el pago de sus multas, el Departamento de Inmigración de los Estados Unidos, había decidido cancelar su residencia permanente y que le comunicaban que debía abandonar el país.

Yo supongo que esta persona ha de haber puesto ‘el grito en el cielo’, ha de haber ido de inmediato por un abogado y bueno, hasta hincado y harto de pedir perdón ha de estar, pero son aspectos en los cuales la misma persona está recibiendo su merecido, ya que haciendo una comparación con una hogar de una familia, es como si tu huésped dejara la televisión encendida cuando ya dejó de verla, como si llegara a deshoras haciendo ruido y hasta con amigos o amigas en su cuarto; como si hiciera llamadas por teléfono de larga distancia y no las pagara en cuanto llegara el recibo y para colmo, al terminar de comer, ni siquiera llevara los platos, cubiertos y vaso a la cocina … ¡ah!, pero eso si, el te dice que paga la renta y que no te deberías de quejar.

¿Considerarías justa esta actitud?

¡Claro que no!, … pues lo mismo sucede con su estancia en los Estados Unidos o la estancia de cualquier persona no nacida en el país donde reside. Hay que apegarse a las leyes, hay que mostrar respeto y hay que estar agradecido de que te estén dejando residir, te estén dejando formar tu familia, comprar una casa y hasta poner un negocio. Pienso que lo mínimo, es seguir sus leyes, les guste o no y en este caso, es de verdad lamentable que una oportunidad que MILLONES DE SERES EN EL PLANETA DESEARIAN TENER, esta persona la haya perdido sólo por su negligencia a llevar un comportamiento adecuado.

En fin, “en el pecado lleva la penitencia” y allá las autoridades de su país que le soporten sus improperios, si es que también ahí, se los llegan a soportar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: