h1

Agarran a Starbucks con la mano en el tarro de las propinas de sus empleados

Martes, 25 marzo, 2008

En el Condado de San Diego, acá en el Estado de California, un juez acaba de ordenarle a la empresa Starbucks que pague más de 100 millones de dólares por concepto de propinas atrasadas, más los intereses que estos acarrean, porque resulta que tiene como norma, el que las propinas que dejan los clientes todos los días, sean también repartidas entre los Supervisores de sus establecimientos.

Estos Supervisores normalmente no atienden al público.

Obviamente la gente de corbata de Starbucks está que no la calienta ni el sol, ya que considera la medida injusta y hasta fuera de la ley.

“No tiene sentido ni razón”, dice un escrito emitido por la Corporación de las cafeterías más famosas del mundo. “Los Supervisores merecen parte de las propinas”, dicen.

Y es que en el año del 2004, un exempleado de nombre Jou Chou, les puso una demanda legal.

El se quejó que desde el año 2000, la empresa los ha obligado a compartir parte de sus propinas con los Supervisores.

En mi opinión, esta gente de Starbucks de verdad que perdió la brújula desde el momento en que autorizó este mandato, ya que quien no tiene sentido común, ni neuronas interconectadas en su cerebro, es la persona a quien se le ocurrió semejante idea.

Te voy a decir por qué.

Cuando alguien te da un servicio y tú como cliente consideras que la forma en la que te atendió merece una recompensa, … normalmente se la das en forma de propina. Pero esa recompensa es para la persona o personas que te dieron el servicio, no para sus jefes, sean Supervisores, Gerentes, ….. ¡lo que sea!; el obsequio va destinado a el proveedor del servicio, no a sus jefes.

Ya si el empleado o sus compañeros deciden que para evitar engolosinarse con las propinas y que hasta pleitos haya por ciertos turnos o posiciones donde saben muy bien que las propinas caen frecuentemente, bueno, si deciden que toda propina recaudada durante el día, sea repartida entre todos, pues es cosa de ellos, … pero ni la empresa, ni sus jefes, deben involucrarse en estos asuntos.

¡Señores, se trata de un obsequio, una gratificación, un agradecimiento!

Ahora, si el grupo decide incluir también a sus Supervisores en el reparto de las propinas, bueno, que así se haga, pero es una decisión de los beneficiados por la propina, no tenerla que aceptar porque viene en forma de mandato. Hay mucha, pero mucha diferencia entre un mandato y un acuerdo.

Y pues, aquí tienes un ejemplo más de que el sentido común, no impera en toda la gente.
Por muy bonita que esté su corbata y la oficina en donde trabaja para Starbucks.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: