h1

Trailers, como con el mar y los animales salvajes: con mucho respeto

Lunes, 21 enero, 2008

El día de hoy, lunes 21 de Enero del 2008, el periódico Los Angeles Times publica en primera plana y como nota principal, una descripción de lo que sucede con los operadores de trailers y el estado del mantenimiento mecánico de estos vehículos.

Y tal y como sucede con el mar y los animales salvajes, a los trailers hay que tenerles respeto.

Y hasta miedo.

Resulta que debido a lo caro que a algunos les resulta repararlos cuando necesitan mantenimiento o por alguna descompostura, toman la decisión de aventurarse a conducirlos por las carreteras y calles del área Metropolitana de Los Angeles, así como las carreteras Interestatales de todos los Estados Unidos.

Si esto pasa aquí, las probabilidades son altas de que en el lugar donde vives, también estas anomalías sucedan.

De sobra es conocido que la mejor manera de evitar accidentes o incluso, de provocar accidentes con un trailer, es teniendo por lo menos, contacto visual con el chofer, a través de los espejos laterales del trailer, así como de los espejos de tu vehículo (retrovisor y laterales).

Si tu puedes ver al chofer a través de sus espejos laterales, entonces él puede verte y por consiguiente, ver tu vehículo.

Muchos accidentes suceden porque “nos le metemos” al trailer, es decir, como la velocidad común de estos armatostes es baja, se nos hace fácil cortarle el paso o simplemente rebasarlos y colocarnos delante del monstruo.

Un error que ha costado miles de vidas en el mundo.

Yo espero que con lo que publicó el día de hoy este diario, nuestra actitud hacia estos vehículos, cambie de inmediato, ya que se reportó que, como te lo mencioné, con tal de ahorrar dinero en reparaciones o en actualizaciones, algunos no reparan los frenos principales, viéndose obligados a frenar con los frenos traseros.

Todo el vehículo.

Y con sobrecarga.

Esta práctica lógicamente está prohibida y es altamente peligrosa.

¿Te puedes imaginar conduciendo en una carretera y que repentinamente este vehículo se coloque precisamente detrás de ti? … ¿qué crees que pudiera suceder?

Me preocupa“, dice Miguel, un operador independiente de trailer, que cuenta con 47 años de edad y que agrega, “… y me preocupa porque sé que no puedo confiar en mis frenos y por eso tengo que frenar con los traseros, y es que si me llegan a inspeccionar, me sacan del negocio. Yo sé que algo malo puede pasar en cualquier momento en el camino, pero hago lo mejor que puedo. Es un círculo vicioso”.

Hay quienes conducen un vehículo con 4,828 millones de kilómetros (tres millones de millas). Es el equivalente a seis viajes redondos a la luna.

Pero con llantas a punto de reventar.

“Tengo que llevarlas con un ‘llantero’”, dice uno de estos irresponsables conductores. “Ahí utilizan un “cuchillo eléctrico” para abrir nuevos canales en la llanta. Sé que es peligroso, pero no me alcanza para comprar llantas nuevas”, dice con preocupación.

Un oficial en Los Angeles del “Buró de Información para la Reparación y Reencauchado de Llantas”, dice, “Cuando cortan el caucho para hacer un nuevo canal, el procedimiento es autorizado y legal, pero si al cortar llegan al cinturón de acero, esa llanta se convierte en una bomba de tiempo. Es un ejemplo, una desgracia y una pena, saber que esto pasa en nuestras carreteras”, concluye.

Y dice uno de los “llanteros”, “Yo le hago hendiduras a choferes a los que no les alcanza para comprar nuevas llantas. Yo les cobro de 10 a 12 dólares por llanta. Me lleva como 20 minutos”.

Pero hasta él se preocupó, cuando notó en una ocasión una ‘burbuja’ que salía de un lado de una de las llantas en las que se encontraba trabajando. “Era del tamaño del puño de mi mano y le dije al chofer del trailer que tuviera cuidado con esa llanta, pero nada más se sonrió y me dijo, ‘ya sé, … lo malo es que la necesito como por un mes más o dos’ y se llevó el trailer así”.

Es peligroso e irresponsable, pero no tenía dinero para comprar nuevas llantas. Dijo que estaba retrasado en unos pagos y que mientras la policía no lo detuviera, él iba a seguir manejando así”.

Peter Brown, vocero de la Asociación de Traileros de California, la cual representa organizaciones de transportación y promueve el conducir de manera segura, dice que le preocupa que se lleven a cabo estas prácticas. “Las comparo como si a alguien a quien le han diagnosticado hepatitis, sigue trabajando en un restaurante de comida rápida, poniendo a todo mundo en riesgo”.

Algunos conductores se ven con tan pocas opciones, que amarran las defensas al chasis de su camión, con cuerdas del tipo que se estiran; como cordón de ‘bungee’. Otros, salpican de lodo grietas en juntas del vehículo y hasta en partes del motor que se van agrietando, para ocultarlas de las inspecciones de las autoridades.

En los últimos años, en el trayecto del Puerto de Los Angeles y el centro de la ciudad (un tramo de cerca de 29 kilómetros o 18 millas), el promedio anual de accidentes con trailers, es de 600 y muchos otros más, ocasionados por partes que los trailers van dejando por el camino.

Yo supe de un terrible accidente hace algunos años, donde una camioneta donde viajaba toda una familia completa, yendo rumbo a Las Vegas iba detrás de un trailer que cargaba pesados tubos de concreto. De repente, una de las cadenas se reventó, liberando la carga de tubos que comenzó a rodar por la parte trasera del trailer.

El encuentro de la camioneta con uno de los tubos de una tonelada de peso, fue brutal. El conductor no tuvo tiempo ni de reaccionar.

Pero a pesar del reportaje y de mis comentarios, estos aspectos no van a cambiar. Han estado y seguirán por años.

Lo que si puede cambiar, es nuestra actitud al manejar junto a uno de estos monstruos.

Y es muy simple:

No conducir ni adelante, ni atrás de ellos.

Cuando te topes con alguno, procede tal y como nos aconsejaban nuestros padres cuando éramos pequeños por si nos encontrábamos con algo peligroso:

“¡Aléjate inmediatamente de él!”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: